Narro la Botica del Libro: historia de amor y un puente de solidaridad

Narro la Botica del Libro: historia de amor y un puente de solidaridad

Cuando llegué a Cartagena a finales de septiembre no tenía idea de lo que realmente podía encontrar. Nuevo País, nuva ciudad, gente nueva y un nuevo proyecto, todo listo para empezar nueva adventura así que los primeros días fueron llenos de curiosidad. No puedo olvidar el primero día que ví la Botica del Libro en compañia de Isabel, mi responsable, nosotros en coche y ella me habla de la historia del barrio Peral donde también está esta barriada que se llama “Jose Maria de Lapuerta”. Una vez puro barrio obrero y se ve, las casas bajas y palacios iguales en lado de toda la carretera como a testimoniar un pasado conectado a gente acostumbrada al duro trabajo día cada día en refinería, ya conozco barrios como esto, pero ahora es todo cambiado, esto presente vive de inmigración sobre todo de Marruecos pero también Rusia y Ucraina. La mezcla de las comunidades es rara y por la mayoria hablamos siempre de la misma historia de marginación, donde Europa es nombre sin significado y la realidad desarolla desconfianza y separación de la ciudad en general. ¿Que posibilidad tiene alguien aquí? Contestar es complicado, la explotación del trabajo migrante es fenomeno diario donde muchas veces se prefiere ocultar la causa con el efecto, esto es el complicado contexto donde se situa la Botica del Libro, en la planta baja de un edificio en calle Garellano, cerca un pequeño parque en lado de la carretera.

¿Que es la Botica del Libro? La Botica más que un lugar fisico es un concreto compromiso para luchar contra la discriminación y para desarrolar el barrio a través de la cultura, la lectura y clase de refuerzo para niñas y niños sin distinción alguna. En sus ojos se puede ver la normalidad de la diferencia, donde la coexistencia es la clave para la convivencia, en la Botica se aprende como compartir y como viajar con la fantasia gracias a los libros. La Botica vive de su voluntarios, gente de corazon que conoce el desafío de ayudar quien de un sistema injusto es considerado como un peso sin interés, cada uno de nosotros tiene su historia personal que se cruza con las otras y al final somos un equipo con muchas diferentes calidades, una pero la tenemos todos en común: el amor al prójimo. Esto amor significa apoyo, ayuda para lo que sea posible para dar herramientas de emancipación, hacer realidad los sueños de una sociedad más igualitaria para todos.

La Botica vive también de donaciones, las dos primeras semanas de mi trabajo pasa que acabamos casi la totalidad de material escolar, la situación no es siempre fácil pero il comprimiso en esta misión educativa sigue. La primera cosa que pienso es “como puedo ayudar esto proyecto?” Sin pensarlo dos veces más ya estoy llamando mis padres y mis amigos de Padova, mi ciudad de Italia, para organizar algo. En algunos meses hemos conseguido muchas cosas, gracias al apoyo de los vecinos de la parroquia de Santa Giustina hemos recogido más de 30kg de material escolar ahora repartido con todos los niños y las niñas, algunos han recibido bolígrafos y cuadernos como sorpresa de Navidad. Siempre por Navidad hemos conseguido la posibilidad de organizar un pequeño momento para compartir comida italiana enviada de mis padres, entonces una Navidad super rica!

Entonces en toda esta recogida de recursos han participado también un trozo muy importante de mi vida, las asociaciones de estudiantes y el sindicato de los trabajadores donde me he compremitido hace diez años. Así gracias a todos mis amigos de Studenti Per – Udu Padova, Rete degli Studenti Medi, CGIL y SPI-CGIL, hemos organizado una recogida de dinero en todo los comedores de la Università degli Studi di Padova, consiguendo una cantitad muy importante para poder desarrolar actividades en la Botica del Libro. Hemos cancelado la distancia que nos separa, consiguendo de difundir la existencia de la Botica también en otro País, creo que sea muy importante mi presencia aquí sobre todo para envolucrar gente de la ciudad y me mi ciudad también para sensibilizarnos a una solidaridad fuera da las fronteras nacionales. Un mundo solidario empeza de nostotros en cualquiera parte del mundo estamos.

Luca Trescato

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s